Bar uno


En sus labios posó un cigarro, esperaba apoyada en el borde de la mesa. Mientras, su circunstancia acomodaba una a una las bolas en el triángulo. Con una señal pidió una cerveza, se sirvió pero no pudo tomar. Le tocaba tirar, con un roce de los dedos le pasó el cigarro. El tiro, una mera excusa. Sonrió frente al paño. La bola no entró, sino su circunstancia.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

#ComentarEsParticipar